Icarus from Jazz, Henri Matisse

 El hombre entró en la zapatería, buscó los más lustrosos, los más caros. Se los probó, decidió que era imprescindible añadir a la compra unos calcetines a juego, y pagó. Dejó en una bolsa los viejos zapatos y los calcetines zurcidos, y se fue con los nuevos puestos.

Caminó, corrió.

Subió al tren de cercanías y se sentó en la escalerilla sucia y fría. Se miró los zapatos. Intentó pensar solo en ellos. Pero la vida se le colaba por los pantalones raídos, por las mangas de la camisa.

Lloró. Tanto daba. Era un hombre triste con zapatos nuevos.

Anuncios