Doña Rita, de Carlos Páez Vilaró

Ando otra vez paseándome por mi vida, de Guadalajara a Montevideo, de Gràcia al Cordón… Así que, si el sábado me ven desorientada, recuérdenme que estoy en el Centre Artesà Tradicionàrius de Gràcia (www.tradicionarius.com), donde se celebra un homenaje a Artigas. Personas, paisajes, músicas e historias de aquí y de allá se abrirán paso hasta nosotros. No sé a dónde irán ustedes, pero yo iré corriendo al rincón de mi memoria que guarda aquel día en que con 6 años me subí al escenario de una escuela sueca, con la cara pintada de negro, ropa de mama vieja, y una cuerda de tambores sonando en un radiocassette; volveré al instante en que mi cuerpo, mi pequeño cuerpo de entonces, bailó y supo que sus palabras eran caderas, rodillas, ritmo y sudor.

Anuncios