Esta vez no iba a agarrarse al trapecio. Saltó desde lo alto y sin red. Extendió los brazos y cuando llegó al suelo, entre miles de contusiones, hallaron dos hermosos bultitos que asomaban bajo los omóplatos. Nunca supo que podía volar.

 

Anuncios