Él no la conocía, pero aquel día tuvo el pálpito, supo que vendría. No habían cruzado llamadas, ni correos. No se habían dicho qué llevarían puesto. El trabajo de ella era aparecer; el de él, reconocerla, y no pudo. La musa, ofendida, pasó de largo.

 

Anuncios