Tengo el astrolabio en la mano y estoy desorientada. La vida va pasando y las noticias, las últimas, me agarran por el cuello y no me sueltan. Difícil contarlas, cuanto más escribirlas. Ya no son últimas, ya no son noticias.

Anuncios