“Ven”, dijo ella. Él, subido a la torre del ayuntamiento, intentaba detener las manecillas del enorme reloj cuando la oyó. Su muerte fue una pérdida de tiempo.

Anuncios