Desde que se inyectan sustancias químicas a las nubes para que nieve o llueva a placer, los soñadores andan desconcertados. Las ovejas parecen ratas, los bailarines, verdugos, y las flores, espadas.

Anuncios