“Ven”, dijo ella. Él, subido a la torre del ayuntamiento, intentaba detener las manecillas del enorme reloj cuando la oyó. Su muerte fue una pérdida de tiempo.

Se besaron. Se besaron mucho, como si fuera esa noche la última vez. Pero de perderse, nada. Tuvieron que levantarse e irse cada cual por su lado para por fin conseguirlo.

Érase una vez una mujer hermosa con la nariz tan grande que aún no se sabía si era hada o bruja.

Fueron de luna de miel a un país muy lejano pero, como ya se sabe, la distancia es el olvido, así que se olvidaron el uno del otro.

Foto: Hotblack-MorgueFile.com

 

Nos deja caer el amante que se fue, la cajera del supermercado, el chófer del autobús, algún ser querido que habita otro lugar, aquella mujer que nos atropelló por la calle, el niño que bajaba por el tobogán. Nosotros mismos dejamos caer pedazos de vez en cuando.

Dime cuándo

junio 2017
L M X J V S D
« Feb    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Visitas

  • 13,540 hits