You are currently browsing the tag archive for the ‘Duermevela’ tag.

“Sort que encara en tinc, de malucs”, pensa. Les escales li col·loquen tot al seu lloc, però els peus li fan mal, com cada dia. “No hi ha sabates prou amples”, remuga. La faldilla arrapada es comença a tòrcer cap al cantó que no toca, i la brusa li sobresurt per la cintura. Les calcetes es mouen tant que li sembla que porta tanga, i li fan mal. Avuí torna a ser un d’aquells dies en què no troba la T-10 a la bossa: agafa la targeta del banc, la del supermercat, el carnet de la biblioteca, i fins i tot una targeta de l’últim restaurant on va sopar amb ell. Recorda. Algú l’empeny. Oblida. Troba. Aconsegueix passar per les portes automàtiques, arribar a l’andana i seure, per fi. A la pantalla anuncien 04:36 minuts d’espera. Li sembla una estona llarguíssima per ser tan d’hora. Cal aprofitar el temps: treu un llibre. Quan arriba el comboi número 304, puja al segon vagó com sempre. No hi ha lloc per seure, per tant s’agafa a una de les baranes mentre guarda el llibre que ell li va regalar per Sant Jordi. Pensa en la rosa marcida que ha de llençar i aprofita per posar-se bé la brusa i la faldilla. Comença a notar les sacsejades, les frenades, les aturades. Sembla que el conductor vulgui alguna cosa amb ella… Es deixa portar, i somriu. Quan arriba a la seva parada, baixa del metro i sent el xiulet, puja per les escales (no pas les mecàniques, perquè vol fer exercici) mentre acaba de recol·locar-se les calcetes, i surt a la superfície preparada per començar el dia.

Septiembre, año MMX

Campo de trigo con campesino y sol, Vincent Van Gogh

El aire de la mañana enfría las mejillas. Despierto un poco más. Miro la llanura ondulada con sus sombras. Retomo el hilo de este paraje silencioso. El tiempo se ha quedado quieto. Veo mis ganas de llorar y mi propio silencio hecho de gritos. Y por fin sé que cada una de mis palabras locas buscará uno de estos rincones suaves, entre el trigo, la cebada, y los almendros que hoy no están en flor.

 Valida el billete y las puertas se abren.

Túnel - Foto: http://www.madrid.org

De pequeña siempre había jugado a abrir y cerrar puertas como en La Guerra de las Galaxias mientras hacía sus inevitables trayectos por túneles de metro: a cada fluorescente, un botón. Se sabía protegida de todo mal. La espalda estaba cubierta, los flancos guardados por duras paredes de plomo. Era bonita y estaba enamorada.

Baja del vagón y sube las escaleras mecánicas.

Hoy no tiene ganas de jugar. Es de esos días de pie izquierdo y gatos negros. Así que cuando llega a su destino y sigue las indicaciones de la flecha verde hacia la salida no le extraña que las puertas no se abran. No encuentra el mando por ningún lado y el detector no percibe su presencia. Tiene más de cuarenta y es hora de transparencias.

Icarus from Jazz, Henri Matisse

 El hombre entró en la zapatería, buscó los más lustrosos, los más caros. Se los probó, decidió que era imprescindible añadir a la compra unos calcetines a juego, y pagó. Dejó en una bolsa los viejos zapatos y los calcetines zurcidos, y se fue con los nuevos puestos.

Caminó, corrió.

Subió al tren de cercanías y se sentó en la escalerilla sucia y fría. Se miró los zapatos. Intentó pensar solo en ellos. Pero la vida se le colaba por los pantalones raídos, por las mangas de la camisa.

Lloró. Tanto daba. Era un hombre triste con zapatos nuevos.

¿…cuando empezó todo? Solo sé que mi cabeza llegaba a la altura de la baranda, y que era capaz de extender mis brazos por encima de ella. En las noches despejadas y cálidas mi abuela nos hacía salir al balcón con cajitas de fósforos vacías para ver cuántas estrellas podíamos atrapar. Cuando las teníamos dentro, les susurrábamos deseos al oído y luego las echábamos a volar.  Será por eso que el universo está lleno de palabras fugaces, enanas, gigantes, polares… y que, cuando menos te lo esperas y más las necesitas, caen en tu cajita de fósforos para que de nuevo las eches a volar. 

Aquí estoy, jugando por primera vez con mi astrolabio, mirando el firmamento, buscando palabras. ¡Gracias por acompañarme y BIENVENID@S!

Dime cuándo

agosto 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Visitas

  • 13,599 hits