You are currently browsing the tag archive for the ‘Lo que cuenta’ tag.

He estado unos días de viaje, pocos, pero suficientes para conocer otro rincón del paraíso. Lo vi en mi camino entre Irun, Antzuola, Iurreta, Eskoriatza y Bilbo. Entre sesión y sesión, y de sesión a sesión, me fui llenando de él. Tengo que reconocer que los paraísos no solo se ven, también se huelen, se tocan, se oyen, se comen… Éste tenía olor a campo húmedo y melodía de río de montaña, pero también silencio, como todos. Y contrastes. Chuleta, salchicha. Montaña, río, casi mar. Gente suave y áspera, charlatana y callada.

Eskerrik Asko, Virginia, Iñaki, Karmelo, Ander, Maider, Gaizko… y la de nombres que no me sé.

Añado aquí el enlace a la entrevista que salió en la revista Artez número 175 del mes de Noviembre: Creo que es un privilegio vivir del cuento… . Curiosamente aún estoy de acuerdo con lo que dije.

Anuncios

Dona Ajaguda - Foto: Bàrbara Santana

…de un barrio, de una vida. Hacía ya tres meses que no decía nada; pasaba por aquí en silencio, miraba, y veía siempre el mismo paisaje. Después de sumergirme en el inglés durante una temporada larga, ya estoy de vuelta. De vuelta al Proyecto Grimm, de vuelta a las sesiones, de vuelta al Astrolabio, de vuelta a las tertulias de ComRàdio… y, sobre todo, a encontrarme con amigos, a charlar, a ensayar nuevas sesiones (sí, en plural, ¡qué audaz!). Y, como estoy de vuelta a amigos, también lo estoy a un amor antiguo: la música. Ayer un concierto lindo: Paulinho Lemos y Alejandro Luzardo en el Jamboree. He aquí una muestra de su música, pero nada como el directo. 

Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Biblioteca Torrente Ballester y algo más 

Un hombre sisea, unas mujeres dicen que una Pepi ha comprado unos pendientes para una María Isabel, un viejo camina por un camino que termina en una autopista, una mujer come sola frente a un espejo en un bar de carretera. De Barcelona a Zafra, dibujo una diagonal por tierra, como con un palito en la arena de la playa.

Una mañana de principios de mayo la ciudad me recibe hermosa. Bajo del autobús. Lo de menos, el palacio; lo de más, las casas encaladas con tantos años a cuestas y el convento de Clarisas con sus corazones de avellana. Ah, y una lluvia que arrulla la primera siesta del viaje. Alguien me ha regalado un día entero. El siguiente se llena de sorpresas. Burguillos del Cerro con sus tres sesiones de cuentos, y la visita con Reme al Ayuntamiento, antiguo convento, que se transforma en un chapuzón junto a los antiguos nichos de las monjas (yo, que andaba buscando el miedo, lo encontré casi igual que aquel Juan, metiendo el pie en el agua que no esperaba encontrar). Por la tarde, los reencuentros. Nos vamos las Patricias a la exposición de Elena Pérez en los Santos de Maimona. Rematamos con unas copas y unas tapas junto a Toni, Flori y Antonia. El día siguiente toca Salvaleón. Observo y admiro la naturaleza, tópica sinfonía de verdes (incluyo y destaco el “verde vejiga”, que siempre recordaré gracias a Elena). Otras tres sesiones con niños de primaria; un disfrute que incluye mi segundo desayuno entre sesiones con Maribel y Ángela. ¡Cómo me gusta que me mimen! Luego son visitas, paseos, comidas, y el viaje a Salamanca con los Pecos. ¡Madre mía! Salamanca se convierte en noche de hotel y mañana de bares, conocer amigos de amiga, siesta y sesión en el Teatro de la Biblioteca Torrente Ballester, con su público espectacular (nunca mejor dicho).

Después, el tren a Madrid, familia, amigos… Hasta llegar a ese tránsito por el aeropuerto, pasos sin zapatos, tierra de nadie, seguro anonimato. Volar y aterrizar. Volver a casa.

El viernes la gente llegó más tarde al desayuno, el comedor parecía un poco más silencioso. Era el último día del encuentro.

La reunión del consejo empezó a las 10 h. Se propusieron soluciones para asuntos financieros, para facilitar el trabajo de grupos de interés entre las conferencias anuales, para establecer contacto permanente entre los miembros…

Guy Tilkin presentó su propuesta para el FEST 2012, que se celebrará entre el 4 y el 7 de julio en Alden-Biesen. Para el FEST 2013 se presentaron dos magníficas candidaturas: Holanda e Italia. Tras la votación, se decidió que el FEST se iría a Italia, cerca de Roma, en el mes de junio. Para el FEST 2014, en cambio, se escogió una ciudad norteña: Umeå, que ese mismo año será Capital Cultural Europea. El año que viene se presentarán y votarán la candidaturas para el FEST 2015.

También se votó el nuevo comité ejecutivo: Guy Tilkin (Bélgica), Theresa Amoon (Francia), Charo Pita (España), Paola Balbi (Italia), Rose Marie Lindfors (Suecia). En este punto, los representantes de las asociaciones españolas que estábamos presentes, estuvimos de acuerdo en apoyar la candidatura de Charo Pita.

Se dio paso a los Observadores Internacionales. Hasta ese momento no había entendido muy bien qué papel cumplía esa figura dentro del encuentro. Lo único que sabía era que, mientras nosotros manteníamos las reuniones del consejo, ellos hacían reuniones paralelas. El primero de sus planteamientos fue que al principio ellos tampoco sabían qué debían hacer, hasta que finalmente decidieron “observar” y confeccionar una lista de sugerencias para el FEST 2012 y para el futuro:

  • Si bien es cierto que necesitamos un idioma oficial para comunicarnos y hemos escogido el inglés por razones prácticas, debemos simplificarlo.
  • Para futuros encuentros, sería conveniente dar un tema a tratar a los observadores internacionales.
  • Dedicar más tiempo a talleres, a jugar, a investigar.
  • Mejorar la comunicación entre los miembros del FEST para la mejor definición de su identidad mediante website, newsletter…
  • Integrar más a los observadores internacionales en los debates.

Lo habíamos logrado, habíamos llegado casi al final con unos estatutos pendientes únicamente de revisión legal, que cambian la estructura del FEST (miembros – comité ejecutivo); unos grupos de trabajo en marcha (Financiación, Comunicación, Logo…); los lugares de reunión definidos para los próximos tres años (Bélgica, Italia, Suecia).

Algunos habían marchado ya al aeropuerto cuando terminó la reunión y nos fuimos a comer. Pero muchos de nosotros esperamos a las cinco de la tarde para irnos a Guadalajara. Y, sí, sí, eran las cinco en punto de la tarde y el FEST 2011 había terminado.

El cansancio me pasó factura. En la crónica del día 8 me dejé el pase de películas de la noche. Muy, muy interesante.

Teatro de Rojas, Toledo; Foto: retazosdecolor.blogspot.com

El jueves día 9 empezó a notarse la falta de sueño, pero aún así el desayuno fue animado. A las 9’45 h comenzó la reunión del consejo. Me tocó levantar actas. Nervios, a ver si entendía todo. Aquí empecé a notar de veras la diversidad de nuestra federación: escoceses, franceses, holan-deses, irlandeses, ingleses, griegos, belgas, italianos, suecos, galeses, noruegos, españoles… Cada uno con su propia versión del inglés. Hermoso, pero difícil. Gracias a Donald Smith, que recogía las conclusiones con una claridad excepcional, adelantamos a buen paso. Comparamos la propuesta de estatutos con las propuestas hechas en la reunión del miércoles. Se añadieron algunos temas a debatir. Todos los cambios surgidos a raíz de los acuerdos, quedaron reflejados en el documento redactado por el propio Steering Group durante esta reunión (Estatutos).

A las 11’45 h paramos para descansar y, al cabo de media hora, dieron comienzo los mismos paneles de discusión que el día anterior para facilitar la rotación de la gente.

David Ambrose, Patricia Picazo y Charo Pita me ayudaron a resumir las actas de la mañana, y a superar mi dolor de cabeza.

Los ratos de comida se volvían cada vez más animados, aunque había momentos en que los hispanoparlantes nos acercábamos los unos a los otros por aquella necesidad de descansar los oídos. Tantos estímulos excitaban la imaginación pero también agotaban.

Para mí, fue arroz hervido y siesta con ibuprofeno.

Por la tarde, me volví a perder el espacio creativo y me apunté al café en el bar.

Después se repitieron los paneles de la tarde del miércoles. Volví al mío, claro, el de repertorio. El desafío era improvisar una nueva charla, como un nuevo cuento, porque muchos de los asistentes decidieron repetir (por solidaridad o por interés). Brendan habló de los cuentos que viajan, de los motivos, de cómo las personas que escuchan se reconocen en las historias. Acabó dando algunas razones para contar: por diversión, para comunicar, para encontrarle un sentido al mundo, para desarrollar la propia imaginación, para transmitir la tradición oral, por motivos de creencias religiosas u otras… Nos contó su experiencia periódica en la radio, inventando historias para “el íntimo extraño”. Tone contó su recorrido personal por tipos diferentes de repertorio: cuento tradicional noruego, cuento tradicional africano, historias de la biblia, historias vikingas, pequeñas leyendas locales… Y habló también de la necesidad de sentirse a salvo con las historias. Abbi habló de su propio recorrido, de su trabajo en grupo y de su amor por la épica. Su madre contaba historias tradicionales noruegas, su padre la admiraba y cuando ella no estaba inventaba grandes mentiras, y su abuelo tenía una historia verdadera y conmovedora sobre cómo había escapado de la guerra. Introdujo la épica como una nueva dimensión de la narración, y nos empezó a contar detalles de su investigación sobre la historia épica del Rey Mono, de la China, y los narradores ligados a esa historia.

Después de la cena nos fuimos al teatro a ver los resultados del espacio creativo de nuestros compañeros de viaje. Fue excepcional. Quizás lo sorprendente fue ver a personas acostumbradas a trabajar en solitario entregarse a una creación colectiva y multilingüe utilizando técnicas diversas, y aún más sorprendente constatar lo bien que funcionaba. Me atrevería a decir que el Teatro de Rojas puso su parte de magia, pues, inaugurado en 1878 en el mismo lugar en que durante los siglos XV y XVI representaban sus funciones titiriteros y volatineros, es una auténtica preciosidad.

Por cierto, aún no he hablado de Desi, que se encargaba de cuidarnos desde la barra del bar, con su humor desenfrenado y una calidez a la altura de las circunstancias. La noche del 9 tuvo que faltar a la cita muy a su pesar, así que montamos un picnic detrás del castillo con bebidas y pica-pica.

 Ya era tarde y solo quedaba un día.

Dime cuándo

diciembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Visitas

  • 13,727 hits